Tomeu sirve «pa d’oli» y charla distendidamente con comensales y clientes.

No hay secretos ni pócimas mágicas. Se impone la naturalidad, la espontaneidad y el buen rollo… Ni más ni menos.